Busquedas personalizadas

Permacultura Babosas y Caracoles


Permacultura


 Al igual que la mayoría de los otros invertebrados terrestres, las babosas y los caracoles, suelen salir a comer sólo de noche, cuando el aire está húmedo y corren menos riesgo de deshidratarse. Las babosas y los caracoles saldrán también después de un día de lluvia torrencial, pero no mientras esté lloviendo.
 Observando la humedad relativa del aire y la intensidad luminosa del crepúsculo, se descubrirá que cuanto más oscuro y húmedo se torna el ambiente, mayor número de babosas salen. Levantándose a horas muy tempranas de la mañana se podrá observar los movimientos de retorno de estos animales que se dirigen a sus refugios a medida que aumenta la luz y disminuye la humedad.
 Las babosas nos son ni más ni menos que los caracoles que han perdido total o parcialmente la concha.

 Para averiguar a qué distancia viajan, y si regresan cada mañana al mismo escondite haga este experimento: Se recogen unas 100 babosas y se les alimenta durante un día o dos con salvado al que se habrá añadido un poco de colorante rojo neutro. Este colorante deberá colorear a las babosas sin perjudicarlas.
Esparcimos unos ladrillos por nuestro jardín en círculos concéntricos, con una separación entre ladrillos de unos 60 cm y se sueltan luego las babosas en el centro por la noche. Durante la semana siguiente, se examina a diario cada ladrillo para ver cuantas babosas coloreadas se hallan escondidas debajo. Se verá probablemente que las babosas se desplazan desde el centro con gran rapidez durante las primeras noches, pero luego, a medida que van estando menos apelotonadas, se mueven más pausadamente en el mismo lugar durante el día, y regresan cada mañana a él después de seguir un recorrido más o menos circular durante la noche.
Características de los Caracoles

AMIGOS DE ESCUELAS DE PERMACULTURA